Capturas accidentales de aves

Tras años de diálogo, la Comisión Europea propone que los Estados miembros adopten las medidas necesarias para evitar la captura accidental de aves marinas en artes de pesca.

Hoy es un día histórico para las aves marinas en Europa. SEO/BirdLife celebra, junto al resto de socios de BirdLife Europa, la nueva legislación propuesta por la Comisión Europea, que obligará a los Estados miembros a poner en práctica las medidas necesarias para minimizar las capturas accidentales de aves marinas, para que dejen de representar una amenaza para este grupo de aves cuyo estado de conservación se encuentra en una situación muy delicada.

Se estima que al menos 200.000 aves marinas mueren accidentalmente en artes de pesca cada año en aguas comunitarias. Esto incluye especies al borde de la extinción, como la pardela balear, cuya principal amenaza es precisamente la captura accidental en artes de pesca. Sin embargo, hasta hoy mismo, la UE no había promulgado una legislación jurídicamente vinculante para solventar este problema. Esta situación cambiará el nuevo reglamento propuesto.

El primer paso en firme para abordar el problema en Europa se dio en 2012, cuando la Comisión Europea publicó el Plan de Acción para minimizar las capturas accidentales de aves marinas en artes de pesca, en un esfuerzo de recopilar las acciones necesarias desde diferentes países, regiones e instituciones europeas para resolver el problema en la UE. La nueva legislación propuesta hoy es una de las acciones a escala comunitaria prevista en dicho plan, y representaría otro gran paso adelante a favor de las aves marinas, el grupo de aves más amenazado del planeta.

Ariel Brunner, jefe del Políticas en BirdLife Europea sostiene: “La muerte evitable de aves marinas por la captura accidental es una lacra que arrastramos desde hace años. El problema ha sido casi resuelto en muchas pesquerías de todo el mundo, pero ha pasado desapercibido durante años en Europa. La propuesta de hoy permite el uso de medidas de mitigación en aguas comunitarias”.

La directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, añade: “Con esta normativa ganamos todos: la conservación del medio marino y el sector pesquero. Los pescadores rentabilizarán su actividad pescando solo peces y el grupo de aves más amenazadas de Europa se mantendrá a flote. Hoy las aves marinas están de enhorabuena”.

En particular, los socios de BirdLife celebran las medidas propuestas para la pesca con palangre. La organización ya ha demostrado a escala mundial, gracias al trabajo del llamado Albatros Task Force (ATF, o Grupo de Trabajo de Albatros), que estas soluciones –que incluyen el uso de “líneas espantapájaros”, el calado nocturno, y añadir peso a los anzuelos para que se sumerjan rápidamente– contribuyen a minimizar substancialmente las capturas de aves.

La actual revisión de los programas de recogida de datos pesqueros, con vistas a mejorar la información sobre la actividad pesquera, brinda una excelente oportunidad para mejorar el conocimiento sobre la ocurrencia de capturas accidentales, y así poder poner en práctica las medidas de mitigación más apropiadas donde sea necesario. Asimismo, la puesta en marcha de planes de gestión para los espacios que integran la Red Natura 2000 marina representa un contexto idóneo para la implementación inicial de las citadas medidas, si bien debe contemplarse también su aplicación a una escala más amplia.

Los esfuerzos no terminan aquí. La legislación todavía necesitará ser negociada entre el Consejo (Estados Miembros) y el Parlamento Europeo a lo largo del presente año, antes de que se convierta en una ley ejecutable. Los socios de BirdLife esperan que ambas instituciones tengan presentes los ambiciosos objetivos de la Política Pesquera Común en materia de conservación de los ecosistemas marinos, y aseguren en consecuencia que esta nueva legislación apoye la buena gestión de las pesquerías comunitarias.

El trabajo de SEO/BirdLife

SEO/BirdLife es uno de los socios de BirdLife más activos en materia de capturas accidentales a nivel europeo, trabajando a varios niveles para conseguir minimizar este grave problema. Es una de las líneas prioritarias de la organización, y recientemente ha llevado a la creación del llamado Seabird Task Force (STF), un grupo de trabajo europeo que sigue el modelo del ATF para evaluar la incidencia de las capturas accidentales de aves y buscar soluciones eficaces, implicando al sector pesquero desde el principio.

“Para los pescadores las capturas accidentales no dejan de ser un problema, y su implicación en la búsqueda de soluciones es crucial, pues ellos conocen mejor que nadie sus artes, y serán en último término los encargados de aplicar cualquier medida de mitigación”, comenta Pep Arcos, coordinador del Programa Marino de SEO/BirdLife.

De momento, el STF se ha puesto en marcha en dos países europeos, Lituania y España, coordinados por BirdLife International. En el caso de España el trabajo inicial se ha centrado en el palangre demersal en aguas mediterráneas, ya que se considera la principal amenaza para la pardela balear, una especie que solo cría en Baleares y cuyo futuro pende de un hilo.”

Fuente: SEO/BirdLife

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s