¿Es preferible la restauración activa a la pasiva?

¿Es preferible la restauración activa a la pasiva? O dicho de otra forma: ¿merece la pena invertir en costosos programas de restauración activa, en función de la recuparación de los parámetros básicos de la estructura de las comunidades de organismos y de las propiedades biogeoquímicas? Acaba de publicarse un trabajo sobre el asunto, que sugiere que no merece la pena, en general, invertir en restauración activa:

Meli P, Holl KD, Rey Benayas JM, Jones HP, Jones PC, Montoya D, Moreno Mateos, D. (2017) A global review of past land use, climate, and active vs. passive restoration effects on forest recovery. PLoS ONE 12(2): e0171368. doi:10.1371/journal.pone.0171368.

“Se han establecido objetivos mundiales de restauración forestal, pero los responsables políticos y los administradores del territorio carecen de principios rectores fundamentados sobre cómo invertir recursos limitados para lograrlos. Hemos llevado a cabo un metanálisis de 166 estudios sobre regeneración natural y de restauración activa de bosques en todo el mundo para responder: (1) ¿Hasta qué punto se recuperan la abundancia y diversidad florística y faunística y las funciones biogeoquímicas? (2) ¿La recuperación varía en función del uso anterior de la tierra, del tiempo transcurrido desde la restauración, de la región donde se enclava el bosque o de la precipitación? (3) ¿La restauración activa produce una recuperación más completa o más rápida que la restauración pasiva? En general, los bosques mostraron un alto nivel de recuperación, pero el tiempo hasta la recuperación dependió del uso pasado del suelo y de la región. La abundancia se recuperó rápida y completamente, mientras que la riqueza se recuperó más lentamente en los bosques tropicales que en los bosques templados. Las funciones biogeoquímicas se recuperaron más lentamente después de las prácticas agrícolas que después de la tala o de la minería. Los sitios talados se restauraron pasivamente y en general se recuperaron rápidamente. Los sitios donde hubo minería se restauraron activamente casi siempre utilizando una combinación de reforestación y modificaciones del suelos o de la topografía, lo que resultó en una rápida recuperación de las variables evaluadas. La restauración activa de las antiguas tierras agrícolas, principalmente mediante la plantación de árboles, no dio lugar a una recuperación consistentemente más rápida o más completa que la de los sitios restaurados pasivamente. Nuestros resultados sugieren que la simple interrupción del aprovechamiento masivo de la tierra es suficiente para que los bosques se recuperen en la mayor parte de los casos, pero se necesitan más estudios que comparen directamente el valor añadido de las estrategias de restauración activa frente a las de restauración pasiva en el mismo sistema. Las inversiones en restauración activa deben evaluarse en relación con el uso anterior de la tierra, la resiliencia natural del sistema y los objetivos específicos de cada proyecto.”

journal-pone-0171368-g002

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s