Biodiversidad en peligro a causa de la futura expansión de los cultivos y de su intensificación

Me parece que éste es un artículo importante, que aborda a la vez, desde un punto de vista realista, los problemas tanto de la expansión como de la intensificación agraria en la banda terrestre más amenazada y más importante, la tropical:

Kehoe, L., Romero-Muñoz, A., Polaina, E., Estes, L., Kreft, H & Kuemmerle, T. (2017). Biodiversity at risk under future cropland expansion and intensification. Nature Ecology and Evolution. DOI: 10.1038/s41559-017-0234-3. http://laurakehoe.weebly.com/uploads/9/6/1/9/96198238/kehoe_et_al_2017_nature_ecoevo.pdf

“La agricultura es el principal motor de pérdida de biodiversidad. Sin embargo, su impacto futuro en la biodiversidad sigue estando poco claro, especialmente porque la intensificación agraria no se tiene en cuenta a menudo y porque cuando se hacen pronósticos sobre el desarrollo agrícola se asume una alta dependencia [de las respuestas de la biodiversidad] de la modalidad de gestión agraria que se tome. Sin embargo, el pasado sugiere que ocurren con frecuencia eventos drásticos que producen cambios agrícolas considerables. Aquí investigamos los posibles impactos en la biodiversidad de las dos modalidades de gestión agraria fundamentales, la de la expansión y la de la intensificación. Ambas estrategias no están diseñadas para alcanzar objetivos de producción equivalentes, y por lo tanto no deben ser comparadas directamente. Más bien, pueden ayudar a identificar áreas en riesgo de pérdida de biodiversidad examinando toda la gama de posibles cambios agrícolas. Sobre la base en una extensa base de datos sobre respuestas de la biodiversidad a la agricultura, encontramos que el 30% de la riqueza de especies y el 31% de la abundancia se han podido perder potencialmente debido a la expansión agrícola en el Amazonas y en el trópico africano. Sólo el 21% de las zonas de alto riesgo de expansión agraria del trópico africano se superponen con áreas protegidas (en comparación con el 43% del neotrópico). Áreas en riesgo de pérdida de biodiversidad por intensificación se encuentran en la India, Europa del Este y la región afromontana (7% de pérdida de riqueza de especies, 13% de pérdida de abundancia). Muchas regiones de alto riesgo no están adecuadamente cubiertas por los programas de priorización de la conservación, y tienen presupuestos bajos en los programas de conservación nacional y un alto crecimiento agrícola. Teniendo en cuenta el aumento de la demanda agrícola, destacamos aquellas áreas en las que una planificación adecuada del uso de la tierra puede mitigar de manera previsora la pérdida de biodiversidad.”

***********

Otras referencias importantes sobre el papel de las prácticas agropecuarias como modeladoras del paisaje, de las prácticas agraropecuarias intensivas como amenaza potencial para la biodiversidad y de las diferencias entre expansión e intensificación agropecuarias, cuya lectura ayuda a centrar el texto que se referencia arriba:

Green, R. E., Cornell, S. J., Scharlemann, J. P., & Balmford, A. (2005). Farming and the fate of wild nature. Science307(5709), 550-555. http://science.sciencemag.org/content/307/5709/550

Tscharntke, T., Klein, A. M., Kruess, A., Steffan‐Dewenter, I., & Thies, C. (2005). Landscape perspectives on agricultural intensification and biodiversity–ecosystem service management. Ecology letters8(8), 857-874. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1461-0248.2005.00782.x/full

Phalan, B., Onial, M., Balmford, A., & Green, R. E. (2011). Reconciling food production and biodiversity conservation: land sharing and land sparing compared. Science333(6047), 1289-1291. http://science.sciencemag.org/content/333/6047/1289

Tilman, D., Balzer, C., Hill, J., & Befort, B. L. (2011). Global food demand and the sustainable intensification of agriculture. Proceedings of the National Academy of Sciences108(50), 20260-20264. http://www.pnas.org/content/108/50/20260.short

Tscharntke, T., Clough, Y., Wanger, T. C., Jackson, L., Motzke, I., Perfecto, I., … & Whitbread, A. (2012). Global food security, biodiversity conservation and the future of agricultural intensification. Biological Conservation151(1), 53-59. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0006320712000821

Alkemade, R., Reid, R. S., van den Berg, M., de Leeuw, J., & Jeuken, M. (2013). Assessing the impacts of livestock production on biodiversity in rangeland ecosystems. Proceedings of the National Academy of Sciences110(52), 20900-20905. http://www.pnas.org/content/110/52/20900.short

Anuncios

El negacionismo ambiental: una opinión personal

La vida es, esencialmente, dinámica. Desde que hay organismos vivos sobre el planeta, unos están desplazando a otros, en todos los sentidos. La acción humana actual no es cualitativamente diferente; nuestro dominio y trasiego conducen al movimiento incesante de especies entre áreas. Sin embargo, hay al menos un rasgo que hace cuantitativamente diferente este trasiego, que da lugar al fenómeno llamado “invasión de especies”, y éstas, a ser llamadas “especies invasoras”, cuando contribuyen a desplazar competitivamente a las autóctonas o a disminuir la eficacia funcional o evolutiva de los ecosistemas. Este rasgo es el mismo que caracteriza al cambio climático actual: su velocidad inusitada y su concomitante intensidad. La misma crisis de biodiversidad actual consiste en un proceso muy acelerado de extinción local y global de poblaciones y especies, producido en parte por acción del cambio climático y en parte por los desajustes provocados por las especies invasoras, además de por otras razones (fragmentación y degradación de los hábitat, sobreexplotación y favorecimiento de las cadenas de extinción). Si, siempre han ocurrido hechos de este tipo; pero nunca a esta velocidad. Una velocidad tal que puede estar impidiendo actuar de manera eficaz al principal mecanismo regulador de la misma evolución, la selección natural, impedimento que parece que ocurre siempre que está en marcha un evento de extinción masiva. Los humanos somos los responsables directos de lo que está ocurriendo; negarlo es pueril o suicida, porque las pruebas son abrumadoras. No tiene nada de raro, pues, que quienes no quieren aceptar las evidencias, que tienen repercusiones operativas y morales formidables, tiendan a negar toda manifestación del proceso de degradación actual, desde el cambio climático hasta el efecto nefasto de las especies invasoras. Por eso Trump, Erdogan o Rajoy se dan la mano; por eso se dan la mano quienes niegan las pruebas desde posturas de fe ciega en dogmas sin demostración posible, y por tanto inventados (independientemente de que llegara a demostrarse que son ciertos) y quienes las niegan perversa y cerrilmente desde el ámbito académico. Y es que los extremos se tocan.

Cambio climático: la realidad de los hechos (II)

Para 2100, si llegamos, casi la mitad de la población humana puede estar expuesta a olas de calor mortales. Esto no es ciencia ficción; es lo que verán nuestros hijos, si las cosas siguen por el camino que llevan.

El resumen del artículo, publicado en https://www.nature.com/nclimate/journal/vaop/ncurrent/full/nclimate3322.html, dice así:

19400090_10154863850738282_1569039092570170722_n

“El cambio climático puede incrementar el riesgo de enfermedades que sobrepasen la capacidad termorreguladora. Aunque numerosos estudios predicen un aumento de la mortalidad asociada con eventos de calor extremo, cuantificar el riesgo global de mortalidad relacionada con el calor sigue siendo un reto debido a la falta de datos comparables sobre muertes relacionadas con éste. Aquí llevamos a cabo un análisis global de eventos letales documentados para identificar las condiciones climáticas asociadas con la muerte humana. A continuación, cuantificamos el acontecimiento actual y proyectado de tales condiciones climáticas mortales en todo el mundo. Se revisaron los artículos publicados entre 1980 y 2014, y se encontraron 783 casos de mortalidad humana asociada con el calor, correspondientes a 164 ciudades de 36 países. Sobre la base de las condiciones climáticas de esos eventos de calor letal, hemos identificado un umbral global más allá del cual la temperatura media del aire de la superficie y la humedad relativa son mortales. Alrededor del 30% de la población mundial está actualmente expuesta a condiciones climáticas que superan este umbral durante al menos 20 días al año. Para el año 2100, se prevé que este porcentaje aumente a ~ 48%, en un escenario con reducciones drásticas de las emisiones de gases de efecto invernadero y ~ 74% bajo un escenario de emisiones cada vez mayores. Una amenaza cada vez mayor a la vida humana por exceso de calor parece casi inevitable, pero se agravará mucho si los gases de efecto invernadero no se reducen considerablemente.”

Así las cosas, Trump decide abandonar el protocolo de París, y aquí no estamos muy lejos de defender la misma postura.

Cambio climático: la realidad de los hechos (I)

La temperatura de nuestro planeta aumentará 2ºC, un auténtico desastre

 

lavanguardia.com / ANTONIO CERRILLO (http://www.ambientum.com/boletino/noticias/La-temperatura-de-nuestro-planeta-aumentara-2%C2%BAC-un-autentico-desastre.asp?utm_campaign=11032015not&utm_medium=email&utm_source=newsnoticias)

“Debemos reconocer los hechos básicos. Mientras la energía fósil sea la más barata, no se podrá resolver el problema del cambio climático”. Así de contundente se muestra el físico y climatólogo Janes Hansen (Iowa, 1941), uno de los expertos que predijo el calentamiento del planeta debido a las emisiones de CO2en la atmósfera

La temperatura de nuestro planeta aumentará 2ºC, un auténtico desastre

Su histórica intervención en junio de 1988 en el Senado de EE.UU. sirvió para incrementar la preocupación sobre el calentamiento del planeta. Junto con Sykuri Manabe, recibe hoy el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de cambio climático.

En el documental Una verdad incómoda (2007), Al Gore difundió sus investigaciones científicas. ¿Ha sido buen alumno suyo?

He tenido mucha interacción con Al Gore, pero también algunas diferencias con él. Recientemente, ha lanzando mensajes como si estuviéramos en el buen camino para lograr las soluciones. Pero, de hecho, lo que vamos a mostrar en un próximo artículo es que la tasa de emisión de gases de efecto invernadero sigue aumentando. Y no sólo el CO2, sino también el metano.

El panel intergubernamental sobre Cambio Climático de a ONU recomienda contener el incremento de temperaturas en 2ºC o, incluso, 1,5ºC por debajo de las de la época preindustrial.

Las palabras son muy bonitas; pero el mundo real no sigue los discursos. Eso no se va a conseguir si los combustibles fósiles siguen siendo la fuente más barata de obtener energía. La sociedad no paga realmente el coste de los impactos climáticos que causan los combustibles fósiles, que ahora son una energía barata.

¿Qué propone?

Necesitamos una tasa de carbono general, algo sobre lo podríamos ponernos de acuerdo a nivel internacional. Pero, contrariamente a esto, se propone que ‘cada país debe intentar hacerlo mejor’. Con este enfoque las emisiones siguen aumentando, como se ve.

¿Qué opinión le merece el acuerdo de París?

Son sólo palabras; la realidad es que el mundo sigue buscando combustibles fósiles y por eso explora el Ártico; y desarrolla la fractura hidráulica (fracking), para sacar más gas y más petróleo de las entrañas de la Tierra. Eso es lo que está pasando. Y eso va a continuar así; a no ser que pongamos una tasa para el carbono.

¿Históricamente, siempre una mayor presencia de CO2 en la atmósfera lleva aparejadas temperaturas más altas?

Sí. Eso siempre ha sido así a lo largo de la historia del mundo. Los registros paleoclimáticos lo muestran con mucha precisión. Esto va a continuar así.

¿Por qué lo dice?

Porque podemos medir los desequilibrios energéticos del planeta. El efecto invernadero del CO2comporta que ahora haya más energía del sol que entra y se queda que la que sale del planeta. El resultado es un mayor impacto climático. Por eso, los océanos continúan calentándose cada vez más. La historia nos muestra que cuando se calientan los océanos y las capas de hielo se adelgazan y se derriten, sube el nivel del mar.

¿Cuánto puede subir el nivel del mar?

Si el aumento de las concentraciones de CO2se queda en 450 partes por millón (ahora ronda los 400 ppm), el nivel del mar va a subir, al menos, seis metros. Pero aunque hay una relación estrecha entre aumento de temperatura y subida del mar, no sabemos con qué rapidez van a responder los hielos porque nunca la composición de la atmósfera ha cambiado tan rápidamente como ahora.

¿Qué nos dice la historia?

Ha habido algunos casos documentado en que el nivel del CO2 de la atmósfera se multiplicó por dos (hace 50 millones de años atrás), y el planeta se hizo seis grados centígrados más caliente; pero para ello tardó 2.000 años. Pero ahora, las concentraciones de CO2 en la atmósfera producidas por la acción humana se han duplicado pero en el período de solo uno o dos siglos.

¿Cuánto subirán las temperaturas a final de siglo atendiendo a las proyecciones que juzga más fiables?

Depende las emisiones de gases; pero hasta el momento, la tasa de aumento de temperaturas es de dos décimas por década. Esto significa un incremento de dos grados por siglo, además del aumento que ya ha tenido lugar (que es un grado). Y esto será un desastre, nos lleva un nivel de desastre.

Fuente: lavanguardia.com / ANTONIO CERRILLO

Riesgos futuros para la biodiversidad y vías para su prevención

David Tilman, Michael Clark, David R. Williams, Kaitlin Kimmel, Stephen Polasky & Craig Packer (2017). Future threats to biodiversity and pathways to their prevention. Nature, 546: 73-81. doi:10.1038/nature22900.

“Decenas de miles de especies están amenazadas de extinción como resultado de las actividades humanas. Aquí exploramos cómo los riesgos de extinción de mamíferos terrestres y aves podrían cambiar en los próximos 50 años. Se prevé que el futuro crecimiento demográfico y el desarrollo económico impondrán niveles sin precedentes de riesgo de extinción a muchas más especies en todo el mundo, especialmente a los grandes mamíferos de África tropical, Asia y Sudamérica. Sin embargo, estas amenazas no son inevitables. Los esfuerzos proactivos internacionales para aumentar los rendimientos de los cultivos, minimizar la limpieza de terrenos y fragmentar el hábitat y proteger las tierras naturales podrían aumentar la seguridad alimentaria en los países en desarrollo y preservar gran parte de la biodiversidad restante de la Tierra.”

**********

Creo que este artículo se convertirá en un clásico, y de momento ya está en la carpeta de lecturas obligadas para los alumnos de Conservación Biológica del curso que viene. Podría ponérsele, sin embargo, una objeción, porque no parece tener en consideración como merece la naturaleza agresiva y el carácter acaparador de los humanos, así como los inmensos problemas de orden social que derivan del modelo de organización sociopolítico y económico dominante. En todo caso, parece un digno sucesor de aquel artículo clave publicado en Science por Ehrlich y Wilson (Ehrlich, P. R., & Wilson, E. O. 1991. Biodiversity studies: science and policy. Science, 253: 758-762.

Las especies reintroducidas y el caso del bisonte europeo

Ayer, viernes 30 de mayo, nos reunimos en el MAPAMA varios miembros del Comité Científico del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas, o CNEA, a requerimiento del Jefe de Servicio de Vida Silvestre de la Subdirección General de Vida Silvestre, Ricardo Gómez Calmaestra, con objeto de estudiar la situación que se crea al haber recibido dicho Servicio una petición de “reintroducción” del bisonte europeo, Bison bonasus, que algunos suponen que vivió en la península ibérica.

Esta situación coincide con la preparación, por parte del MAPAMA, de una lista de especies extinguidas en tiempos “históricos”, contemplada en el artículo 55 de la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. En ella se están incluyendo todas aquellas especies que serán susceptibles de ser reintroducidas, concediéndose prioridad a las que puedan ejercer un papel favorable sobre el estado de conservación de especies o hábitat de interés comunitario. Hacía falta, pues, confirmar si es pertinente incluir o no al bisonte europeo.

Al acto fueron invitados algunos paleontólogos de prestigio, especializados en el reconocimiento de especies de ungulados fósiles, que han participado en un proyecto financiado por el MAPAMA cuyo objetivo era buscar fósiles de Bison bonasus en España.

De acuerdo con los resultados de dicho proyecto, solo se ha encontrado un resto de un metatarso que podría adscribirse a dicha especie, en un yacimiento de Gerona, muy cerca de los Pirineos. Todos los demás restos encontrados parece que pertenecen a la especie antecesora, Bison priscus, que podría haber habitado durante el Pleistoceno Medio al menos hasta el centro de nuestra península. Además, se comenta el artículo de Soubrier et al. (Soubrier, J., Gower, G., Chen, K., Richards, S. M., Llamas, B., Mitchell, K. J., … & Bollongino, R. (2016). Early cave art and ancient DNA record the origin of European bison. Nature Communications, 7), según el cual en Iberia podría haber vivido otra especie de Bison (que dichos autores denominan taxón X) y que podría haber dado lugar a Bison bonasus, al hibridarse con Bos primigenius. Sea como fuere, aunque Bison bonasus sea una especie amenazada en Europa, no tenemos pruebas fehacientes de que habitara Iberia en tiempos históricos (que en este contexto quiere decir recientes, a partir del Holoceno).

En esta situación, la suelta de bisontes europeos en la península ibérica no sería propiamente una reintroducción, sino la introducción de una especie foránea. Es más; de haber vivido en estas latitudes, posiblemente ahora encontraría dificultades en aclimatarse, porque los hábitat se han xerificado estacionalmente (“mediterraneizado”) mucho, y ésta es una especie vinculada al bioma del bosque planifolio. La opinión unánime de los presentes es la de sugerir que no se incluya en la lista de especies extintas, al menos mientras no se compruebe su presencia pasada con fósiles irrefutablemente atribuibles a ella.

************

En el mensaje de convocatoria al acto, se expresaba el deseo por parte de los organizadores de que acudiéramos los miembros del Comité por la relevancia del tema, y se mencionaba que asistirían también paleontólogos que trabajan con esta especie, así como ecólogos especialistas en ungulados. Puesto que soy entomólogo, pregunté expresamente al Jefe de Servicio sobre la pertinencia de acudir o no, y él me animó a hacerlo. Al llegar, sin embargo, algún miembro del Comité expresó con cara de asombro mal disimulado su extrañeza al verme, cosa que me disgustó, como es natural. Después, en la rueda de presentaciones, en la que cada cual mencionó su nombre, la institución donde trabaja y su perfil, ese mismo miembro se presentó como “experto en reintroducciones”. Fue el único que se manifestó en tales términos, afortunadamente; la mayor parte de los asistentes es gente cordial, llana y agradable.

Cosas de la vida.

Rápido deterioro del agregado de aves acuáticas en el tramo medio del Tajo

18673085_10155129012270609_1172669151838659042_o

(Foto http://atletismotoledano.blogspot.com.es/2017/05/medio-ambiente-miguel-angel-hernandez.html)

Con Beatriz Larraz y Miguel Ángel Hernández (Ecologistas en Acción), en la charla de éste último esta tarde en la Real Fundación de Toledo (ciclo “Investigando el Tajo”): “Deterioro de la comunidad de aves acuáticas en el Tajo medio”.

El declive de las poblaciones de aves ribereñas en el Embalse de Castrejón es alarmante, y se correlaciona con el declive general de las poblaciones de la mayor parte de las especies de aves, y otros organismos, en Castilla-La Mancha.

Miguel Ángel nos informó de los datos de sus censos desde 1983, que muestran descensos generales y pronunciados de los parámetros básicos del conjunto de las aves ribereñas. Pero ni él ni su grupo de trabajo han abordado de una manera sistemática el análisis de las causas, y por tanto no hubo conclusiones en este sentido. Lo que hicimos después de la charla fue comentar las tendencias generales de variación de los parámetros ambientales fundamentales que se sabe que causan el declive de las poblaciones, constatando que hay una correlación muy evidente de algunos de éstos con el descenso de la riqueza aviar. En función de los resultados de otros trabajos, yo lancé la hipótesis de que pueda ser el uso masivo y en aumento de agrotóxicos, particularmente fertilizantes y glifosato. Pero ahora hay que demostrarlo. Lo que es indudable es que el empobrecimiento ambiental es creciente y alarmante, como ya se había predicho repetidamente, y que nuestro comportamiento se limita a proponer figuras de protección mientras por otro lado seguimos actuando negativamente, cada vez con mayor intensidad, sobre el medio natural, por más que disfracemos nuestros discursos con normas bienintencionadas y palabras de moda (como sostenibilidad). El paradigma mercantilista y productivista en el que nos hemos educado sigue impregnando la misma raíz del discurso social dominante, desde el estamento político al ciudadano, pasando por el científico. Difícilmente podrán cambiar las cosas significativamente si no lo admitimos. En todo caso, lo que está ocurriendo lo sabemos bastante bien en lineas generales, y aunque haya que seguir indagando en los detalles, es tiempo de acción, y de acción intensa, si aún aspiramos a dejar un mundo semihabitable a quienes vienen detrás.